Estación emergente

La vida urbanita no distingue el cambio de color del campo. Fue súbito: en el horizonte apareció una mancha amarilla entre los árboles y, al poco, la gama de ocres aumentó. Lluvia fina en una mañana de octubre. Agotados de las autopistas atestadas de tráfico, paradas y vacacionistas, nos adentramos en Soria como último recurso y allí estaba. El otoño nos encuentra en San Esteban de Gormaz.

Etiquetas: , ,

Los Comentarios han sido desactivados.